Actualmente, los revestimientos cerámicos en Sant Feliu de Llobregat, para terminar paredes y suelos, cuentan con una gran calidad y durabilidad. Podrás utilizarlos para baños, cocinas, fachadas y muchos más ambientes, tanto en espacios interiores como exteriores.

En este artículo queremos remontarnos siglos atrás para contarte la historia de la cerámica y cómo los revestimientos cerámicos en Sant Feliu de Llobregat han llegado a convertirse en uno de los más utilizados en cualquier obra de construcción que quiera caracterizarse por la elegancia y la originalidad.

Se tienen noticias de que las primeras mesas o tornos movidos a mano para fabricar cerámica aparecieron en el 2000 a. C. Posteriormente, aparecieron los tornos de pie, que aprovechaban la fuerza centrífuga para facilitar el trabajo. A día de hoy, estos tornos siguen existiendo en algunas empresas españolas para fabricar cerámica con arcilla y cocerla después.

Según distintas teorías, los primeros en elaborar utensilios de cerámica cociendo las piezas en hornos fueron los chinos. Los procedimientos cerámicos se fueron expandieron desde China hasta Corea, Japón y el norte de África, hasta llegar, por esta última vía, a la península ibérica.

Los métodos de elaboración se fueron perfeccionando hasta dominar perfectamente las diferentes técnicas de cocción y dando origen al reflejo metálico. En Valencia, por ejemplo, aún se conserva este tipo de cerámica.

Con la llegada del Modernismo en España y de arquitectos como Antonio Gaudí, se creó un cambio en los esquemas de la producción de cerámica tradicional

A día de hoy, son muchas las personas que apuestan por este material. Gracias a su fácil limpieza, la cerámica es perfecta para utilizarse en baños y cocinas. No obstante, también tienes a tu disposición diseños especiales para fachadas o pavimentos de distintos tipos.

En Molins Cerámicas, haciendo honor a la historia de este producto, te ofrecemos un abanico de diseños para revestir tu vivienda.